jueves, 15 de noviembre de 2007

El siguiente es el texto completo de la declaración de monseñor Alejo Gilligan obispo de NUEVE DE JULIO (recientemente fallecido),
de fecha 19 de nov. de 1988, cuando examinó y analizó los hechos y las formas en que ya entonces se atacaba a la Iglesia y a sus pastores con diversas falsedades:

Carta abierta del Obispo a la comunidad de Bragado

"En mi carácter de Obispo de la diócesis de 9 de Julio dirijo esta carta a todos los católicos de Bragado y asimismo a todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

Muy preocupado por el clima que se vive en vuestra ciudad a partir del momento en que se conoció mi resolución de designar al padre Cristian von Wernich párroco en Santa Rosa de Lima y especialmente inquieto con los hechos que se vienen sucediendo a partir del jueves 17 del corriente, he considerado oportuno formular una declaración pública.

La misma tiene como principal finalidad aclarar algunas versiones que circulan abiertamente entre ustedes.

En el ejercicio total de la responsabilidad que me cabe tanto como pastor de fieles, como asimismo en mi calidad de ciudadano argentino, declaro con absoluta claridad que el padre Cristian von Wernich no está fuera de la ley, ni civil ni del derecho eclesiástico.
Nunca fue siquiera sometido a proceso judicial por causa de violación de derechos humanos. Ha comparecido a los tribunales únicamente en calidad de testigo, como tantos otros.

Su inclusión en el informe "Nunca más" de la Comisión Nacional sobre la desaparición tic personas (CONADEP) debe ser entendida tal como ese mismo informe lo define en su "advertencia", preliminar. La misma textualmente dice:
"Los casos que se mencionan en el presente informe surgen del aporte testimonial y documental recibido, habiendo sido seleccionados con la sola intención de fundamentar y ejemplificar la exposición, la que a su vez resulta de la totalidad del material reunido, es decir, de la palabra de testigos directos de esos hechos. No se excluye la posibilidad de algún error, ni se descarta la existencia de muchos otros casos que pudieran ser más ilustrativos para cumplir esa finalidad”.

"Respecto de las personas que aparecen nombradas por las funciones que desempeñaron, o incluídas ocasionalmente en la transcripción de testimonios que las involucran en hechos que puedan ser configurativos de delitos, esta Comisión Nacional no les asigna la responsabilidad que la referencia ad es privativa del Poder Judicial en el ordenamiento constitucional argentino".del caso pudiera sugerir, en tanto carece de facultades para ello y en razón de que tal facultad es privativa del Poder Judicial en el ordenamiento constitucional argentino”.

Precisamente un caso concreto es el de Cristian von Wernich; el testigo Julio Alberto Emmed -que fuera agente de la Policía de la Provincia de Buenos Aires- al declarar ante la Cámara Federal de Apelaciones, relata acerca de la conducta de von Wernich de una manera totalmente distinta de la que consta en el informe de la CONADEP. De sus dichos no surge incriminación alguna, a punto tal que la Cámara Federal de Apelaciones no orpenó de oficio -como si lo hizo en tantos otros casos- el procesamiento penal.

En conclusión, C. von Wernich no fue denunciado ante la justicia ni por la CONADEP ni la Cámara Federal ordenó se lo investigara pese a tener directo acceso a todos los testimonios relacionados a su conducta.

En consecuencia, vale puntualizarlo, Cristian von Wernich no fue favorecido ni por la llamada ley de "punto final" ni tampoco por la de la de "obediencia debida” Lo destaco porque si bien estas leyes constituyen soluciones jurídicas establecidas por el Estado Nacional (Congreso y Ejecutivo), han sido objetadas en alguna oportunidad como inconstitucionales y de cualquier manera su aplicación puede traer problemas de conciencia a los cristianos.

Segundo asunto. Las declaraciones que se atribuyen al padre von Wernich publicadas en la revista "Siete Días (año XV - NO 892 del 25/7 al 31/7/84). no son suyas por lo que las desmiento en este momento, dado la desfiguración que sufrieron. La insidiosa expresión .....torture a un negrito que nadie conoce, vaya y pase...", es un acto falso, injusto y dañoso no sólo para la persona del sacerdote involucrado sino también para la Iglesia toda. Por lo cual deploro con firmeza.
Los tremendos años vividos en la década del setenta nos han golpeado a todos los integrantes de la sociedad argentina. Y particularmente ha ocasionado y sigue ocasionando inmenso dolor en varias familias bragadenses.

Sólo los familiares y Dios conocen en profundidad el desgarramiento interior padecido con nuestra humana limitación alcanzamos a participar de alguna manera esa cruz, la que tratamos de compartir como cristianos.

Hallo totalmente comprensibles algunas -no todas- las reacciones suscitadas en estos días, siendo también cierto -que la situación no autoriza a atribuir, sin fundamento, actitudes represivas a ninguna persona.

En este sentido esta sede episcopal ha tomado debido nota del decreto del H. Concejo Deliberante de! partido de Bragado y se arbitrarán las medidas conducentes a solucionar institucionalmente el asunto.

Un párrafo especial dirijo a los miembros de la comunidad cristiana que sufre el presente conflicto.

Les aseguro mí comprensión de Pastor y al mismo tiempo les transmito la seguridad de que la decisiones que conciernen han sido fruto de profunda reflexión y oración. Apelo también a la actitud básica de nuestra doctrina cristiana, que en todo caso, tiene la mirada de misericordia y perdón hacia los hechos que ponen en evidencia nuestra limitación humana..

_ Ruego a Dios saque el mejor fruto de estos momentos de prueba. Siempre el corazón del Obispo está abierto para cualquier diálogo.

Dado en 9 de Julio a los 19 días de noviembre de 1988.+
-------------------------------------------------------------------------------------


A continuación de dicho texto, se transcribe el comunicado emitido el 10/10/07 por
el actual obispo de 9 de Julio, Mons. Martín de Elizalde OSB.


Comunicado del Obispo de Nueve de Julio

Ha concluido el juicio penal contra el sacerdote Christian von Wernich, y el Tribunal lo ha considerado culpable de gravísimos delitos, condenándolo a la pena de reclusión perpetua. El Obispo de Nueve de Julio, cuyo presbiterio integra el mencionado sacerdote, expresa, en nombre de la comunidad eclesial, la convicción de que el Evangelio de Jesucristo nos impone a los que queremos ser sus discípulos una conducta que muestre el respeto cabal por nuestros hermanos, condición de una vida social en paz y justicia.
Lamentamos que haya habido en nuestra Patria tanta división y tanto odio, que como Iglesia no supimos prevenir ni sanar. Que un sacerdote, por acción o por omisión, estuviera tan lejos de las exigencias de la misión que le fue confiada, nos lleva a pedir perdón, con arrepentimiento sincero, mientras rogamos a Dios Nuestro Señor que nos ilumine para poder cumplir nuestra vocación de unidad y de servicio.
Oportunamente se habrá de resolver, conforme a las disposiciones del Derecho Canónico, acerca de la situación de Christian von Wernich.
Rezamos por él, para que Dios lo asista y le otorgue la gracia que necesita para comprender y reparar el daño ocasionado.
Esperamos que nuestra sociedad encuentre el camino de la ansiada reconciliación, la cual requiere la verdad y la justicia, el arrepentimiento y el perdón.
Mons. Martín de Elizalde OSB, Obispo de Nueve de Julio.
Nueve de Julio, 10 de octubre de 2007-


Monseñor: MARTÍN ELIZALDE: curia@internueve.com.ar
OBISPADO NUEVE DE JULIO
Edison 954 - 9 De Julio -
Prov. Buenos Aires - CP(B6500DRV)
Tel.: (2317) 42-2262

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada